Sarlat, oficialmente conocida como Sarlat-la-Canéda, es una de las ciudades más encantadoras y mejor conservadas de la región de Nouvelle-Aquitaine en Francia. Este pintoresco pueblo es un testimonio viviente de la Edad Media, con su arquitectura gótica y renacentista que transporta a los visitantes siglos atrás en el tiempo.

En esta ocasión abandonamos la región de la Occitanie para conocer algo de la Dordoña. La población más representativa es la ciudad de Sarlat, junto alguno de los pueblos cercanos a la misma, como el que tuvimos la oportunidad de visitar, Domme.

Sarlat
Centro histórico de Sarlat

Ruta por Occitanie

Qué visitar en Sarlat

El casco antiguo de Sarlat es un laberinto de calles empedradas, flanqueadas por edificios históricos que albergan mercados, tiendas de artesanía y restaurantes que sirven delicias locales. La iglesia abacial de Saint-Sacerdos y la Linterna de los Muertos son solo dos de los muchos monumentos que destacan en este paisaje urbano, ofreciendo una visión fascinante de la historia y la cultura de la región.

Para aquellos interesados en la naturaleza y los jardines, los Jardines de Marqueyssac ofrecen una experiencia inolvidable. Estos jardines colgantes proporcionan vistas panorámicas del Valle del Dordoña y están abiertos todos los días, ofreciendo un lugar perfecto para pasear y contemplar la belleza natural de la región.

Sarlat

📽️ Vídeo del viaje a Sarlat-la-Canéda y Domme

Vista panorámica desde Domme

Otro sitio de interés es el Château de Commarque, un castillo en ruinas que se alza majestuosamente sobre un acantilado y ofrece una ventana al pasado feudal de Francia. Este histórico castillo está abierto para visitas y es una parada obligatoria para los amantes de la historia y la arquitectura.

No se puede hablar de Sarlat sin mencionar su gastronomía. La ciudad es famosa por sus mercados de alimentos. Donde los visitantes pueden probar y comprar productos regionales como el foie gras, las trufas y las nueces, que son la base de la cocina del Périgord.

Sarlat también sirve como punto de partida ideal para explorar las atracciones cercanas, como los castillos del río Dordoña, los pueblos pintorescos y las cuevas prehistóricas que salpican la región.

Centro del pueblo de Domme

Alrededores de Sarlat, Domme

Domme, una joya en el corazón del Périgord Negro en Francia, esta bastida amurallada, fundada en 1283 por el rey Felipe III. Ofrece un viaje a través del tiempo con sus murallas bien conservadas y la Porte des Tours, una puerta que sirvió como prisión para los templarios en 1307 y cuyos grabados aún adornan las paredes.

Al llegar a Domme, uno puede dejar el coche en el amplio aparcamiento antes de entrar al pueblo. Explorar a pie las calles empedradas y las fortificaciones que cuentan historias de guerras y cambios de poder durante la Guerra de los Cien Años y las Guerras de Religión. Además, la Grotte de Domme ofrece una experiencia única bajo la plaza central de la ciudad, donde se pueden explorar pasajes subterráneos y maravillarse con las formaciones naturales de las cuevas.



Para aquellos que buscan una experiencia auténtica y rica en historia, Sarlat-la-Canéda es un destino que no decepcionará. Su combinación única de historia, cultura y gastronomía hace de Sarlat un lugar mágico que sigue cautivando a los corazones de quienes la visitan. 

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *