Saint-Jean-Pied-de-Port, una encantadora localidad enclavada en los Pirineos Atlánticos del País Vasco francés. Un destino que cautiva a sus visitantes con su rica historia y su impresionante belleza natural. No solo es conocido por ser un punto de partida crucial para los peregrinos en el Camino de Santiago, sino también por su patrimonio cultural y arquitectónico que refleja su pasado como un importante cruce comercial.

Durante nuestra ruta de regreso desde Cinque Terre y Lago di Como, Saint Jean Pied de Port fue la última parada antes de regresar a España. Tras una semana de ruta desde que salimos de Salamanca, hasta el regreso, han sido casi 5.000 km recorridos entre España, Francia e Italia.

Saint-Jean-Pied-de-Port

Recorrer el centro de Saint Jean Pied de Port

Al pasear por las calles empedradas de Saint-Jean-Pied-de-Port, uno se ve transportado a otra época. La Rue de la Citadelle es una de las calles más emblemáticas. Sus casas tradicionales con fachadas de piedra y madera son testigos de siglos de historia. La Puerta de Santiago y la Puerta de Notre Dame son accesos a la zona amurallada.

La Iglesia de Notre-Dame du Bout du Pont es otro hito imprescindible. Un lugar de serenidad y espiritualidad que ha acogido a innumerables peregrinos a lo largo de los años. La Ciudadela de San Juan Pie de Puerto ofrece vistas panorámicas del paisaje circundante, apreciar la magnitud de los Pirineos y la belleza del río Nive.

Ruta por el País Vasco Francés

Para aquellos interesados en la gastronomía local, el Mercado cubierto de Saint Jean-Pied-de-Port es un festín para los sentidos. Se pueden encontrar productos frescos y especialidades regionales como el queso de oveja y el pimiento de Espelette. Ferme Arnabar ofrece una experiencia auténtica de la vida en la granja, con la oportunidad de probar y comprar foie gras y otros productos locales.

Ruta por el País Vasco de España

Saint-Jean-Pied-de-Port

Los amantes de la aventura y la naturaleza encontrarán en el valle de Nive y sus alrededores un terreno fértil para actividades al aire libre como el senderismo y el rafting.

Es, sin duda, un lugar que merece ser visitado, no solo por su importancia en el Camino de Santiago, sino también por la riqueza de su patrimonio y la belleza de su entorno natural. Es un destino que promete una experiencia inolvidable, ya sea que busques tranquilidad o aventura.

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *