Najac, una joya escondida en la región de Midi-Pyrénées en Francia, es un destino que cautiva con su encanto medieval y paisajes impresionantes. Este pintoresco pueblo se asienta sobre una cresta rocosa, ofreciendo vistas panorámicas del valle del Aveyron.

Durante nuestro recorrido y estancia en la zona de Midi-Pyrénées, fue uno de los pueblos que más nos gustó. Es difícil decidirse por los pueblos que se pueden visitar en la zona. Tras semanas preparando la ruta, nos decidimos por incluir Najac en la ruta, y fue todo un acierto. Ya que además del mismo pueblo, se encuentra en un enclave paisajístico muy bello.

Najac
Vista del castillo y pueblo de Najac

Ruta por la Occitanie, Francia

Qué visitar en Najac

La Iglesia de Saint-Jean l’Évangéliste es una parada obligatoria para cualquier visitante. Construida entre los siglos XIII y XIV, esta iglesia gótica fue erigida por la Inquisición Francesa como penitencia a los habitantes de Najac por su apoyo a los cátaros. Aunque su interior sólo está abierto de abril a octubre, su fachada y las vistas que ofrece son dignas de admiración en cualquier época del año.

Rue du Château

Al pasear por la Rue du Château, los visitantes pueden sumergirse en la atmósfera medieval de Najac. Esta calle principal es un viaje en el tiempo con sus casas medievales bien conservadas y la Puerta de la Pique, parte de la antigua muralla que protegía al pueblo. La ruta culmina en el Castillo de Najac, una fortaleza que domina el paisaje y cuya visita es imprescindible para entender la historia y la importancia estratégica de Najac.

No menos fascinante es la Casa del Senescal, la mansión más hermosa de Najac, que refleja la arquitectura y el estilo de vida de la época. La Capilla de San Bartolomé y la Fuente de los Cónsules son otros puntos de interés que añaden a la riqueza cultural del lugar.

📽️ Vídeo del viaje a Najac



Miradores de Najac

Rue du Bourget ofrece las mejores vistas panorámicas del pueblo, mientras que la Plaza de Faubourg es el lugar perfecto para relajarse después de un día recorriendo este pintoresco pueblo.

Aunque el acceso en coche es la opción más común, el transporte público también ofrece rutas para llegar a este encantador destino. Y una vez allí, los alrededores invitan a ser explorados, con iglesias, molinos y otros pueblos catalogados entre los más bonitos de Francia.

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *