Manarola, el penúltimo pueblo de las Cinque Terre, es una verdadera joya de la Riviera Italiana. Con sus casas de colores vibrantes incrustadas en la roca, Manarola es una colmena de actividad y belleza que captura la esencia de la costa italiana. Este encantador pueblo no solo es conocido por su arquitectura y vistas impresionantes, sino también por su ambiente acogedor y su deliciosa gastronomía.

Manarola

Recorrer Manarola

Al visitar Manarola, uno se ve inmediatamente sumergido en su calle principal, Via di Mezzo, un corredor lleno de vida donde los restaurantes, bares y tiendas de artesanías ofrecen una experiencia auténtica y local. Aquí, la focaccia ligure, un pan suave y esponjoso, es una delicia que no debe pasarse por alto. La Focacceria «La Cambusa» es especialmente famosa por su versión de este plato tradicional, que deja a los visitantes con ganas de más.

No menos impresionante es la piscina natural de piedras de Manarola, un lugar perfecto para refrescarse en los meses de verano con sus aguas azules cristalinas. Además, para los amantes de la historia y la arquitectura, la Iglesia de San Lorenzo ofrece una fachada gótica genovesa y vistas panorámicas que son simplemente espectaculares.

Para aquellos que buscan una experiencia más romántica, el Via dell’Amore, o Camino del Amor, es una parada obligatoria. Este sendero conecta Manarola con Riomaggiore y ofrece vistas al mar y a los acantilados que son el epítome de la belleza natural de la región.

Cinque Terre

La zona de Cinque Terre, situada en la costa de Liguria, Italia, es una región de incomparable belleza, conocida por sus cinco pintorescos pueblos: Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Estos pueblos, que se aferran a los acantilados y se asoman al mar Mediterráneo, ofrecen una mezcla encantadora de naturaleza y cultura humana. 

Con fachadas coloridas y viñedos que se extienden hasta el mar, Cinque Terre es un destino que captura la esencia de la vida costera italiana. Además de su belleza natural, Cinque Terre es famosa por sus senderos que conectan los pueblos, ofreciendo rutas de senderismo con vistas espectaculares. 

📽️ Vídeo del viaje a Cinque Terre

Además los visitantes pueden disfrutar de la gastronomía local, que incluye platos de mariscos frescos y el famoso vino de la región. 

La mejor manera de explorar Cinque Terre es a pie o en tren, ya que los vehículos están restringidos en muchos lugares para preservar la tranquilidad y el encanto del área. Para aquellos que buscan una experiencia más relajada, hay opciones de viajes en barco que proporcionan una perspectiva diferente de la impresionante costa.

Manarola no es solo un destino, sino una experiencia que invita a los visitantes a perderse en sus callejuelas, disfrutar de su atmósfera y llevarse un pedazo de Italia en el corazón. Ya sea que se visite por un día o se elija como base para explorar el resto de Cinque Terre, Manarola es un lugar que seguramente dejará una impresión duradera en todo aquel que lo visite.

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *