Corniglia, el tercer pueblo de las Cinque Terre, ofrece una experiencia única para aquellos que buscan un escape del bullicio turístico y una inmersión en la tranquilidad de la vida italiana. Este pintoresco pueblo se asienta majestuosamente en la cima de un promontorio, rodeado de viñedos y olivares, a más de 100 metros sobre el nivel del mar, ofreciendo vistas panorámicas del Mar de Liguria.

A diferencia de sus vecinos, Corniglia no tiene acceso directo al mar, lo que le confiere un carácter distintivo. Para llegar al corazón del pueblo, los visitantes pueden optar por subir la Lardarina, una escalinata de 377 escalones, o tomar un autobús desde la estación de trenes que los dejará en la plaza principal en aproximadamente 10 minutos.

Corniglia

Recorrer Corniglia

Una vez en Corniglia, la Plaza Largo Taragio es un excelente punto de partida. Aquí, se puede admirar la Iglesia de Santa Caterina y la parroquia de San Pedro, monumentos emblemáticos que reflejan la rica historia y cultura del lugar. Pasear por las calles estrechas y coloridas de Corniglia es sumergirse en un ambiente de serenidad y belleza, donde cada rincón parece contar su propia historia.

Para los amantes de la naturaleza y las caminatas, Corniglia es el punto de partida de algunos de los senderos más hermosos de la región, que conectan con otros pueblos de Cinque Terre a través de caminos que serpentean entre el mar y la montaña. Estos senderos ofrecen una oportunidad única para experimentar la impresionante geografía de la zona y sus vistas al mar.

A pesar de su ubicación elevada, Corniglia no deja de ofrecer acceso a playas encantadoras. Las aguas cristalinas y turquesas a los pies del promontorio son un refugio perfecto para refrescarse después de un día de exploración. Eso sí, prepárese para descender (y luego subir) muchas escaleras para alcanzar estas joyas ocultas.

Cinque Terre

La zona de Cinque Terre, situada en la costa de Liguria, Italia, es una región de incomparable belleza, conocida por sus cinco pintorescos pueblos: Monterosso, Vernazza, Corniglia, Manarola y Riomaggiore. Estos pueblos, que se aferran a los acantilados y se asoman al mar Mediterráneo, ofrecen una mezcla encantadora de naturaleza y cultura humana. 

Con fachadas coloridas y viñedos que se extienden hasta el mar, Cinque Terre es un destino que captura la esencia de la vida costera italiana. Además de su belleza natural, Cinque Terre es famosa por sus senderos que conectan los pueblos, ofreciendo rutas de senderismo con vistas espectaculares. 

📽️ Vídeo del viaje a Cinque Terre

Corniglia es, sin duda, un destino que merece ser visitado por aquellos que buscan una experiencia auténtica y menos transitada en Cinque Terre. Su encanto reside en la simplicidad y la belleza natural que lo rodea, invitando a los visitantes a tomar un respiro y disfrutar de la vida a un ritmo más pausado.

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *