Pau, una ciudad con encanto situada en el corazón de la región de Nueva Aquitania, ofrece una mezcla única de historia, cultura y belleza natural. Conocida como la puerta de los Pirineos, esta ciudad es un destino imprescindible para aquellos que buscan explorar el sur de Francia.

Durante nuestra ruta de regreso desde Cinque Terre y Lago di Como, Pau fue una de las últimas paradas que hicimos antes de entrar en España. Pau es una ciudad francesa ubicada en el suroeste del país, conocida por su rica historia y su impresionante paisaje natural. Es la capital del departamento de los Pirineos Atlánticos, en la región de Nueva Aquitania. Esta ciudad se encuentra en el corazón del Bearne, una región histórica de la que fue capital desde 1464.

Pau
Vista del Castillo de Pau

Qué visitar en Pau

El Boulevard des Pyrénées es el punto de partida perfecto para cualquier visitante. Esta avenida, que se extiende por casi dos kilómetros, conecta el Palacio de Beaumont con el histórico Château de Pau. Mientras paseas por este boulevard, puedes disfrutar de vistas panorámicas de los Pirineos y descubrir los nombres y alturas de los picos montañosos en la barandilla de la avenida.

El Château de Pau no es solo un castillo, sino un emblema de la ciudad. Construido en el siglo X, fue el lugar de nacimiento de Enrique IV, el rey más querido de Francia. Hoy en día, el castillo funciona como un museo nacional y alberga una impresionante colección de arte, incluyendo esculturas, joyas y tapices.

Para los amantes del arte, el Musee des Beaux Arts es una parada obligatoria. Fundado en el siglo XIX, este museo cuenta con una extensa colección de pinturas occidentales que datan desde el siglo XVI hasta la actualidad. Ubicado en el centro histórico, cerca del parque Beaumont, el museo es un testimonio del rico patrimonio cultural de Pau.

Qué visitar en la ciudad de Béziers

Ruta por la región de Midi-Pyrénées



El Hippodrome de Pau, Pont-Long, es otro atractivo destacado, especialmente para los entusiastas de las carreras de caballos. Este hipódromo, uno de los más importantes de Francia, acoge numerosos eventos a lo largo del año y es un excelente lugar para experimentar la emoción de este deporte tradicional.

Además de estos lugares emblemáticos, Pau ofrece una variedad de actividades y experiencias gastronómicas. Desde el mercado Les Halles, donde se puede degustar la cocina local, hasta el Jurançon, un vino blanco DOC producido en las colinas entre Pau y Oloron-Sainte-Marie, los visitantes pueden sumergirse en la cultura culinaria de la región.

Pau es una ciudad que invita a ser explorada a pie, con su casco antiguo lleno de callejuelas medievales y plazas encantadoras. La Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y la Iglesia de Saint Jacques son solo algunos de los tesoros arquitectónicos que esperan ser descubiertos.

Ya sea que estés buscando historia, arte o simplemente la oportunidad de relajarte y disfrutar de la naturaleza, Pau tiene algo para todos. No dejes de visitar esta joya del sur de Francia y descubrir por ti mismo todo lo que tiene para ofrecer.

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *