Montrésor es uno de los pueblos más bonitos de Francia, situado en el corazón del Valle del Loira. Su encanto medieval, su castillo renacentista y su entorno natural lo convierten en un destino ideal para una escapada cultural y relajante. El Valle del Loira es mucho más que sus conocidos castillos (chateaux). Mientras transitamos entre las diferentes ubicaciones, visitamos algunos pueblos con mucho encanto y ciudades bonitas bordeando el río Loira.

Montrésor
Pueblo y castillo de Montrésor

La población de Montrésor se encuentra en una comuna francesa del departamento de Indre y Loira, en la región centro de Francia. Se encuentra a unos 60 km al sureste de Tours. En la oficina de información del pueblo nos dieron algunas sugerencias para visitar en los alrededores, como la población de Loches, entre otras visitas de los alrededores.

Qué ver en Montrésor

El principal atractivo de Montrésor es su castillo, construido en el siglo XVI sobre una fortaleza medieval. El castillo alberga una colección de obras de arte, muebles y objetos históricos que pertenecieron a la familia Branicki, una nobleza polaca que compró la propiedad en el siglo XIX y la restauró con gran esmero. La visita al castillo incluye el acceso a las salas principales, la capilla, la biblioteca y los jardines, desde donde se puede disfrutar de unas vistas espectaculares del pueblo y del río Indrois.

Otro lugar que no te puedes perder en Montrésor es su casco antiguo, declarado monumento histórico. Pasear por sus calles empedradas y admirar sus casas de piedra y madera es como viajar en el tiempo. Entre los edificios más destacados se encuentran la iglesia de San Juan Bautista, del siglo XII, el ayuntamiento, del siglo XVIII, y la antigua colegiata de Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XV. También merece la pena visitar el lavadero público, el puente medieval y la torre del homenaje, los únicos restos de la antigua muralla.

Ruta por el Valle del Loira

Montrésor

La fortaleza de Montrésor es una de las principales atracciones del pueblo, y se puede visitar tanto el interior como los jardines. El interior alberga una colección de muebles, tapices, pinturas y objetos de arte que reflejan la vida de la nobleza francesa a lo largo de los siglos. Los jardines ofrecen unas vistas espectaculares del valle del Indrois, el río que atraviesa Montrésor.



Qué hacer en Montrésor

Además de visitar su patrimonio histórico y artístico, Montrésor ofrece otras actividades para disfrutar de su entorno natural. Una de ellas es recorrer el sendero que bordea el río Indrois, un paseo de unos 4 kilómetros que permite apreciar la belleza del paisaje y la fauna local. 

Otra opción es alquilar una bicicleta o un kayak y explorar los alrededores por tu cuenta. También puedes aprovechar el mercado semanal en la plaza para degustar la gastronomía típica de la región, basada en productos locales como el queso de cabra, el vino, las setas o las frutas.

Además de visitar estos monumentos, pasear por las calles empedradas de Montrésor es una delicia. El pueblo conserva su encanto medieval, con casas de piedra y madera, fachadas adornadas con flores y carteles antiguos. 

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *