Calcata, un pequeño pueblo en la provincia de Viterbo, Italia, es un destino que parece detenido en el tiempo. Conocido por su rica historia y su vibrante comunidad artística, Calcata ofrece una experiencia única. Es ideal para aquellos que buscan escapar del bullicio de la ciudad y sumergirse en un ambiente sereno y culturalmente enriquecedor.

Durante la estancia en Roma, tuvimos oportunidad de visitar varios lugares de los alrededores. Uno de ellos fue Calcata, un idílico pueblo medieval sobre una colina que lo deja aislado y con un único punto de acceso y entrada a la población.

Calcata
Panorámica de Calcata

Nuestra residencia en la ciudad eterna, Roma

Tiene sus raíces en la época etrusca y ha sido un lugar de significado religioso y cultural a lo largo de los siglos. Durante la Edad Media, fue un centro de peregrinación, famoso por albergar el Santo Prepucio, una reliquia asociada con Jesús. A pesar de las historias de robos y supersticiones que rodean a esta reliquia, Calcata ha mantenido su encanto mágico y su conexión con lo divino.

En el siglo XX, Calcata enfrentó la amenaza de una erupción volcánica que llevó a su evacuación. Sin embargo, en la década de 1970, el pueblo fue redescubierto por una comunidad de hippies y artistas atraídos por su belleza y tranquilidad. Desde entonces, ha sido revitalizado y es ahora un hogar para una floreciente escena artística.

📽️ Vídeo del viaje a Calcata

Qué Ver y hacer en Calcata

Al visitar Calcata, uno puede esperar pasear por calles empedradas y admirar la arquitectura medieval que define al pueblo. La Plaza de Calcata es un punto de encuentro donde se puede disfrutar de la atmósfera relajada. También contemplar las casas de toba roja que caracterizan la región.

La Ópera Bosco es una atracción imperdible, un museo al aire libre que ofrece una experiencia educativa centrada en la naturaleza. Se puede explorar el Jardín de las Maravillas de Paolo Portoghesi, un espacio lleno de piletas, fuentes y citas poéticas.

Para los amantes del arte, hay numerosas galerías y talleres donde se pueden observar a los artesanos en su elemento, creando obras que reflejan la esencia bohemia del pueblo.

Calcata

Recorrer los alrededores

El Parque Natural del Valle del Treja es un santuario de flora y fauna, y las cascadas de Monte Gelato proporcionan un telón de fondo pintoresco para los aventureros y fotógrafos. Es un lugar ideal para caminatas, observación de aves y simplemente disfrutar de la belleza natural de Italia.



Calcata está convenientemente ubicada a solo 40 kilómetros al norte de Roma, lo que la hace accesible para aquellos que desean realizar una excursión de un día desde la capital. Se puede llegar en coche o mediante transporte público, lo que permite a los visitantes planificar su viaje con facilidad.

Es un lugar donde el pasado y el presente se entrelazan, ofreciendo a los visitantes una perspectiva única de la historia, el arte y la naturaleza. Si está buscando un retiro tranquilo que nutra su alma y despierte su creatividad, Calcata es el lugar perfecto para visitar.

Rafael y María

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *